Cosmopolitan Barcelona*
Cosmopolitan Incentives

Creando experiencias únicas
en Estados Unidos

Key West, famosa por sus maravillosas puestas de sol

La bulliciosa y colorida Key West es una isla en el estrecho de Florida, en el extremo sur de los Cayos. La isla está aproximadamente a 140 km de Cuba.

Disfruta de sus inmaculados arrecifes de coral, palmeras de coco,  sus animadas calles y comprenderás por qué tantos turistas que llegan a Key West deciden quedarse. Con su clima suave y cielos de azul cristalino, la isla también es famosa por sus deportes acuáticos: bucea por las cristalinas aguas tropicales en el único arrecife de coral en la parte continental de Estados Unidos, navega en kayak por los canales cercanos y observa las diversas especies de aves y peces. Además podrás disfrutar de la pesca, el golf y sus increíbles puestas de sol.

Key West era el hogar del escritor Ernest Hemingway, recorre como hacía él, las afamadas e históricas casas y jardines de la ciudad y visita la Casa Antigua donde vivió el propio Hemingway, construida en 1931.

Una vez se pone el sol las calles se llenan de malabaristas, mimos, músicos y artistas de la calle, y la ciudad se mueve a un ritmo diferente. Las calles, llenas de cafés, chiringuitos, legendarios pubs y restaurantes cobran vida.

Pasearemos entre los bungalós y mansiones del barrio “Ciudad vieja” donde los lugareños han restaurado fielmente viejas casas de madera que datan de 1886 a 1912. Este barrio comprende el distrito histórico de Key West que abre sus brazos a artistas y poetas, por lo que está abarrotada de restaurantes, bares y tiendas, todos ellos inigualables. Un paseo en un tranvía tradicional es una excelente forma para conocer los alrededores que incluyen los principales destinos turísticos de la isla: Mallory Square, Duval Street, el anexo de Truman y Fort Zachary Taylor.

La herencia cultural africana de Key West está representada por el vibrante barrio de Bahama Village, fundado a principios de 1800 por los africanos que emigraron desde las Bahamas. No dejes de adentrarte en sus iglesias históricas, festivales anuales y degustar sus alimentos indígenas.

Pasearemos en bicicleta por sus fantásticas calles hasta llegar al faro de Key West, dedicar una tarde a hacer compras en sus variadas y eclécticas tiendas, disfrutar de unos cócteles al atardecer, e incluso visitar el punto más al sur de EE.UU. Todo un placer para los sentidos.